jueves, 14 de julio de 2011

Cae la noche tropical

La última novela de Manuel Puig
Txt Gonzalo Sánchez Segovia @gonzalo_ss

Hay muchos tipos de novela. Están las complejas, las simples, los best-sellers, las que se leen en un día, las que se leen en un mes, las que son muy descriptivas, las que tienen mucho diálogo.

Cae la noche tropical, la última novela que escribió Manuel Puig en 1988, podría entrar en estas últimas, las que tienen mucho diálogo; pero, en realidad, va un poco más allá. La historia la cuentan Luci, una anciana argentina que vive en Río de Janeiro, y Nidia, su hermana de visita.

Luci y Nidia se trenzan en una interminable conversación donde repasan su historia, evocan recuerdos de tiempos mejores, abren viejas cicatrices y luchan contra el sedentarismo que trae la vejez; pero, sobre todo, hablan de Silvia, una vecina argentina que vive exiliada en Río.

Las dos señoras despuntan uno de los vicios más antiguos, y algo que en el imaginario popular suele caracterizar a las viejas: el chisme. Nidia interroga constantemente a su hermana y ambas opinan, inventan e incluso se retan por decir algo que no corresponde. Chismosean con consciencia pero con ternura y sin malicia, preocupadas por la vida de su vecina y los demás personajes que las rodean.

Lo que más apasiona a Luci y a Nidia es la vida amorosa de Silvia, que encontró en Luci una confidente y le cuenta todos los detalles de su relación con Ferreira, un brasilero que conoció en una clínica y le recuerda a un viejo amor.

Aunque al principio resulta difícil engancharse en la historia, una vez que se entra en el juego del recurso que utiliza Puig, es casi imposible despegarse de la conversación donde las ancianas relatan lo que ven, escuchan, piensan y sienten.

Otra cosa interesante de la novela es descubrir las diferentes personalidades de las narradoras y distinguirlas sin ningún tipo de párrafo descriptivo o referencia alguna sobre quién dice cual o tal cosa. Incluso cuando la conversación deja de ser cara a cara y pasa a ser vía correspondencia cada línea tiene la impronta de la personalidad de cada una.

A lo largo de la novela también hay pinceladas de la ciudad de Río: la playa, las calles, la gente, el idioma y las diferencias con la Argentina. También la pobreza y la marginalidad de las distintas regiones de Brasil y las dificultades que los más humildes deben sortear para poder sobrevivir.

La novela es ágil, entretenida y esconde detrás de la aparente simpleza del diálogo temas complejos y varias historias disparadas por los recuerdos y los chismes de Luci y Nidia.

4 comentarios:

  1. Es una novela hermosa. La leí en Río y me cautivó hasta la melancolía. Digno ocaso en la obra de un gran escritor.

    ResponderEliminar
  2. Demasiado poco pretenciosa por tratarse de una obra de Puig. Me aburrió.

    ResponderEliminar
  3. La estoy leyendo por segunda vez. Deliciosos los diálogos de estas dos señoras. Muy real que cuando no se tiene una vida propia muy atractiva, se vive a través de la vida de otros. También hay temas laterales interesantes.

    ResponderEliminar
  4. La verdad que no entendí nada, me mandaron a estudiar solamente el capitulo 2 pero no entiendo si al final nadia es emilsen y tampoco entiendo que es lo que realmente quería Silvia con el hombre

    ResponderEliminar